Mucho dinero se gasta el Ayuntamiento de Roquetas de Mar (Almería) en promocionar el tauricidio: construcción de una plaza de toros, subvención de los abultados déficits que ocasiona la programación de las torturas que en ella se producen, museo de la tortura en dicho recinto y ahora la concesión de un local para una asociación taurina, mientras otras asociaciones de objetivos mucho más loables tienen que buscarse la vida como pueden sin local y sin apoyos.

Don Gabriel quiere hacer de Roquetas de Mar un municipio puntero, rebosante de servicios (museos, auditorio, hospital, universidad privada . . .),  pero parece que siempre tiene que estar el ladrillo por medio y sus escandalosos beneficios adosados, mientras que iniciativas altruistas de gran interés quedan fuera de su visión de la Gran Roquetas.

07-03-08_1645

El caso de la Protectora de Animales de Roquetas de Mar es especialmente significativo. Llevan muchos años acogiendo a los perros y gatos abandonados de la zona, atendiéndolos con profesionalidad y consiguiendo gran cantidad de adopciones, con mucho esfuerzo y dedicación.

Hasta el año 2006 recibía del Ayuntamiento de Roquetas una subvención de 18.000 €, no del todo desinteresada, ya que ellos se ocupaban de la problemática de los animales abandonados en el municipio. Dicho año sale a concurso el servicio de recogida de estos animales, que gana una empresa (casualmente de un familiar de un conocido “agente del mercado inmobiliario” con fuertes intereses en distintos municipios de la provincia, entre ellos Roquetas) que se limita a un estricto cumplimiento de la ley (la cual permite el sacrificio a los 10 días de ser recogido el animal). Con una nula promoción de las adopciones por el concesionario (que además es veterinario), los sacrificios alcanzan cifras importantes (unos 400 al año) embolsándose 115.000 € de las arcas municipales por una gestión mínima, letal y tercermundista, mientras que se acaba la subvención de 18.000 € para la protectora, con una total insensibilidad por parte del Ayuntamiento que se niega rotundamente a dar un solo euro para que los perros y gatos tengan una oportunidad y puedan volver a ser los agradecidos compañeros de unos adoptantes responsables.

dsc01525Mientras tanto, la Protectora no para de recibir animales procedentes de Roquetas, ya que además de que los vecinos prefieren dejarlos allí para que no sean sacrificados, muchas de las adopciones que se producen en la  perrera roquetera son debidas a personas horrorizadas con la política de sacrificios, que los rescatan para llevarlos a la Protectora donde les buscarán un futuro digno.

Ahora, con la crisis económica, el Ayuntamiento de Roquetas ha reducido a 75.000 € la cantidad que paga a la empresa concesionaria para la eliminación masiva de los animales abandonados, pero curiosamente, en vez de repercutir negativamente en los animales (acaso una aceleración de los sacrificios para disminuir unos pocos días la estancia de  los animales en la perrera, ajustándose lo máximo posible al mínimo legalmente establecido) la disminución de la rentabilidad del negocio de la muerte a llevado al concesionario a buscar una fórmula que disminuya los abandonos (y por tanto los animales que le llegan  y los gastos de recogida, mantenimiento y sacrificio) a través de un convenio con varios veterinarios del municipio para rebajar el precio de las esterilizaciones, algo a lo que siempre se han negado cuando ha sido solicitado por las distintas protectoras de la provincia. Así están las cosas en la profesión (hay excepciones, desde luego): cuando uno de ellos ve disminuir el negocio, ha sido capaz de convencer a sus compañeros para que adopten una actitud beneficiosa para todos, hasta entonces despreciada.

Ahora solo faltaría que el Ayuntamiento de Roquetas aprendiera de el de El Ejido, mostrando una mayor sensibilidad, apoyando a las Protectoras e incluyendo el no sacrificio como prioritario en su política ante los abandonos.

Anuncios