El Ayuntamiento de la ciudad de Almería sigue con su implacable actividad capturando y sacrificando todos los gatos que puede.
Cruel e inútil, así nunca se acabará con los gatos callejeros (como no se ha hecho nunca, ni con métodos más salvajes y expeditivos), que parece ser su objetivo ¿confeso?.
De colonias controladas de gatos no quieren ni oir hablar, ¡ya que conlleva algunas dificultades! como si fuese un imposible su gestión. La política de sacrificio si que tiene un gran problema: ES INUTIL: otros gatos ocuparán más pronto que tarde el sitio de los sacrificados.
Estando esterilizados y controlados los gatos callejeros, se evita la superpoblación de animales, la continua rotación de gatos, que mueren muy jóvenes para ser sustituidos rápidamente por nuevas camadas, sobreviviendo solo los que mejor se adaptan al medio urbano.
El número de gatos en una colonia o un entorno determinado tiende a estabilizarse de forma natural, según las características de ese entorno. Estos gatos, esterilizados, controlados sanitariamente, pueden resultar muy beneficiosos para el vecindario ¿porqué matarlos?

Barcelona subvencionará los chips para gatos y perros
El Plan, que estará vigente hasta 2014 con un presupuesto anual de 600.000 euros, incluye otros aspectos como el control de las colonias de gatos salvajes.

Anuncios