No hay peor ciego que el que no quiere ver. El mundo taurino dice que la prohibición catalana le ha pillado por sorpresa !!!!!  y como son tan cerriles le seguirán pillando por sorpresa las sucesivas prohibiciones que se irán sucediendo inevitablemente. ¡Cómo pretenden que se permita sustentar una “fiesta” en un vergonzoso maltrato al  magnífico animal que dicen amar!.

Muchas razas de perros se crearon para luchar contra toros en espectáculos tan deleznables como las corridas, pero como han existido auténticos amantes de ellas, aquí siguen, sin peligro de extinción.  Son tan obtusos los supuestos amantes del toro que no son capaces de imaginar otra forma de reivindicarlo e incluso rentabilizarlo, sin machacarlo, en la dehesas, exhibiendo incruentamente su poderío y dando nueva vida al campo.

Unas 200 personas nos dimos cita en la concentración de protesta el martes 24 de agosto, para reivindicar un trato justo a los animales, en este caso especialmente a los toros.

Fue una concentración muy animada, protagonizada por almerienses (¡no vinieron catalanes a apoyarnos!, ni de ningún otro sitio, estuvimos gente que vivimos y trabajamos en Almería) a quienes queremos agradecer su presencia, pues no es fácil aguantar el maltrago que supone acercarse tanto a un lugar donde sabes que se va a producir una carnicería espantosa, más allá del calor, el cansancio de una feria y el hecho de dar la cara sin obtener beneficio material alguno.

Especialmente queremos agradecer al gran pintor almeriense Andrés García Ibáñez (www.museocasaibanez.org) su colaboración, escribiendo dos interesantes manifiestos que fueron leídos al final de la concentración (“Toros y Etica” y “Manifiesto de las criaturas“).

Por último agradecemos a Marcelo Padilla Bugarín-Maussé, de  FOTOF INTERNACIONAL DE IMAGEN Y DISEÑO que nos haya proporcionado las fotos del acto, realizadas por una todavía anónima compañera de la asociación Almería Defensa Animal.

Anuncios